Mitigación del Estrés Calórico

Las altas temperaturas están presentes desde hace unas semanas; el ingreso al verano indica la necesidad de tomar decisiones de manejo para hacer frente al estrés calórico.
En vacas lecheras las temperaturas por encima de los 25°C están vinculadas con: Menor consumo de materia seca, Disminución de la producción de leche y Menor tasa de concepción.
Además de las altas temperaturas la humedad también juega un rol importante en el estrés térmico. El índice de temperatura y humedad (ITH) es el indicador más utilizado para monitorear si las condiciones ambientales resultan estresantes para los bovinos, valores superiores a 68 ocasionan disconfort térmico (E.E.A Rafaela, Clima y Agua).

INTA INFORMA
Los boletines de monitoreo semanal de estrés calórico publicados por la Estación Experimental Agropecuaria (E.E.A) Rafaela del INTA son una muy buena herramienta para anticiparnos a eventos de ITH fuera del rango de confort térmico.
INTA CAMPAÑA 18/19 | Monitoreo Semanal de Estrés Calórico

El Médico Veterinario Juan Grigera, nos visitó y comentó que en verano, es importante implementar una rutina adecuada para sostener el consumo y minimizar la pérdida de persistencia en litros y sólidos/vaca característicos en esta época del año.

Asimismo, nos dejó aspectos relevantes a tener en cuenta.
• Refrescar las vacas en dos turnos, dado que el efecto del refrescado dura de 8 a 11 Hs.
• Armar un doble circuito de pastoreo. Destinar lotes cercanos a la sombra para pastoreo matutino, permitiendo el acceso a la sombra a partir de ese horario. Por otro lado, en el turno de la noche, utilizar lotes más alejados de la sombra y con mejor densidad de pasturas que posibiliten un peso de bocado mayor, buscando tener alto consumo de pasto en estos horarios.
• Ofrecer alfalfas en 8 nudos porque las fibras más digestibles generan menos calor de fermentación.

Simultáneamente, ponemos en práctica nuestro protocolo de manejo de estrés calórico, para adecuar horarios de ordeñe, alimentación, sombras naturales, agua y aspersión en corral de espera.

PROTOCOLO DE MANEJO DE ESTRÉS CALÓRICO
De este modo nos preparamos para afrontar y mitigar el estrés calórico.